Experiencia El Cesto de los Tesoros de Öbjek

En la Escuela Infantil Municipal Santa Cruz (Elephas), se lleva a cabo experiencias como estas en el aula del grupo de edad de 0-1 año.

Al bebé no le interesan los juguetes, en sí como juguetes que son, lo que a ellos les interesa son los nuevos descubrimientos que puede hacer con lo que tiene entre manos; por eso cualquier objeto cotidiano le resultará más atractivo que los “juguetes pensados para bebés”. Y así lo demostramos con esta experiencia educativa.

En esta etapa, los bebés muestran gran interés por todo lo que ocurre a su alrededor, se mantienen atentos a su entorno y a la espera de lo próximo que va a ocurrir; están preparados e impacientes por aprender. Sin embargo, los juguetes dirigidos a esta edad suelen ser muy limitados. El Cesto de los Tesoros ofrece una experiencia de interés absorbente y posibilitadora para el aprendizaje fundamental de los bebés.

Es una propuesta educativa que se lleva a cabo en nuestra Escuela Infantil Elephas pensada para ofrecer a los bebés una actividad de exploración y juego; una manera de aprovechar la actividad espontánea de niños y niñas para su propio beneficio. Cuyo objetivo es favorecer su desarrollo y estimular los cinco sentidos.

Consiste en colocar un cesto repleto de objetos cotidianos de diferentes materiales, tamaños, formas y texturas cerca de los bebes para que puedan alcanzarlo. El bebé comenzará a elegir aquellos objetos que más le atraigan, los observará, los moverá, se los llevará a la boca, los agitará, los apartará, etc…

El Cesto de los Tesoros tiene sólo beneficios, favoreciendo:

  • Psicomotricidad: Favorece el desarrollo de la motricidad fina en la interacción con cada objeto particular así como la motricidad gruesa en el deseo e intento de alcanzar objetos distantes.
  • Toma de decisiones: Al tomar y descartar objetos según su voluntad, el bebé comenzará a tomar sus propias decisiones y experimentará el hecho de elegir. Serán sus primeros pasos en la toma de decisiones.
  • Descubrir: Cuando el bebé toma objetos y se los lleva a la boca, los examina, los chupa, los manipula. Es así como descubre su peso, su tamaño, su forma, las texturas, el sonido, el olor.
  • Autonomía: Con el cesto de los tesoros el bebé aprende por sí mismo; el juego respeta su ritmo y sus necesidades porque no depende del adulto. El bebé es protagonista de su actividad y su mundo favoreciendo así su propia autonomía.
  • Concentración: El cesto de los tesoros se convierte en una actividad absorbente para el bebé. Pasará largos ratos examinando y manipulando objetos y lo cual revierte directamente en el desarrollo de su capacidad de concentración.
  • Los sentidos: El cesto de los tesoros está diseñado para posibilitar estímulos de calidad que aportarán múltiples experiencias en el desarrollo de la vista, oído, tacto, olfato y gusto.

Y por todo esto y más, en nuestra escuela realizamos esta experiencia con nuestros alumnos y alumnas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *